Cuando los hijos entran a la escuela secundaria las probabilidades de que les ofrezcan alcohol, marihuana, medicamentos recetados y otras drogas aumentan. A medida que los riesgos aumentan, es importante tener conversaciones frecuentes, positivas y abiertas con nuestros hijos sobre las elecciones que enfrentan. Si usted no se siente cómodo o no tiene confianza para hablar con su hija sobre el tema, usted no está solo. Los padres de los adolescentes se preguntan a sí mismos… ¿Cómo se yo que decirles? ¿Qué hago si ni siquiera me hablan? ¿Cómo hago que les importe; que sean responsables?

Aquí hay unas técnicas importantes para recordar cuando hable con sus hijos sobre el alcohol, la marihuana, los medicamentos recetados y otras drogas: