Existe evidencia de que la nicotina puede interferir con el desarrollo cognitivo.