A largo plazo, la exposición al humo del tabaco puede provocar cáncer del pulmón.