El humo de la marihuana contiene los mismos químicos que causan cáncer como el humo del tabaco.