Los padres pueden ayudar a prevenir el uso de los cigarrillos electrónicos entre los jóvenes.