El cerebro de un adolescente puede ser muy sensible a los efectos del alcohol.