El consumo excesivo de alcohol está relacionado con un bajo rendimiento académico.