Aunque todavía son tus hijos, ellos están en transición a la adultez. Aunque estén grandes (o se vean de esa manera a sí mismos), los adultos jóvenes buscan en sus padres orientación y apoyo. A medida que los adultos jóvenes hacen la transición a la universidad o a un trabajo, el papel que los padres juegan en sus vidas sigue siendo muy importante.

He aquí unas técnicas que puede utilizar cuando hable con sus hijos sobre el alcohol y las drogas.

Manténgase en contacto. Ya sea que su joven adulto viva en casa o se haya mudado, hable con ellos a menudo. Una llamada, un mensaje de texto, un correo electrónico o una visita de fin de semana son diferentes formas de mantenerse conectado.

Demuestre apoyo. La vida después de la secundaria está llena de cambios y puede ser una transición abrumadora para los jóvenes adultos. Recuérdeles a sus hijos que usted está ahí para ellos y que siempre pueden contar con su apoyo. Hágales saber que usted es una fuente de apoyo e información.

Ofrezca su ayuda. Si bien pueden ser renuentes a admitirlo, los adultos jóvenes todavía lo necesitan para recibir apoyo emocional. Hágales preguntas abiertas sobre cómo van las cosas y pregúnteles si puede ayudarlos y de qué manera.

Respete su independencia. Tenga en cuenta la diferencia entre mantenerse conectado y "entrometerse". Puede seguir involucrado en la vida de un adulto joven, pero dele espacio y libertad para comenzar a construir su independencia.

Déjelos aprender. Por muy tentador que pueda ser el rescate, este es un momento para que los niños aprendan a resolver sus propios problemas. Puede brindar apoyo emocional si se encuentran en una crisis, pero enfóquese en enfatizar la importancia de tomar decisiones responsables como la mejor manera de evitar que vuelva a ocurrir el mismo problema, especialmente si el problema involucra el uso del alcohol o de las drogas.

Haga planes para salir juntos. El decir "mis padres no aprobarían" no tiene mucho peso cuando le ofrecen alcohol o drogas a un joven adulto. Sin embargo, todavía puede hablarle sobre cómo salirse de esas situaciones tensas.

En mi trabajo hacen pruebas de drogas al azar y no puedo arriesgarme a perderlo.
Gracias pero tengo que levantarme temprano mañana porque…
No, muchas gracias. Soy el chofer asignado de mi amigo esta noche.
Realmente estoy tratando de reducir el consumo.
Realmente que no es lo mío. Simplemente no me interesa.