Cuando los hijos entran a la escuela secundaria las probabilidades de que les ofrezcan alcohol, marihuana, medicamentos recetados y otras drogas aumentan. A medida que los riesgos aumentan, es importante tener conversaciones frecuentes, positivas y abiertas con nuestros hijos sobre las elecciones que enfrentan. Si usted no se siente cómodo o no tiene confianza para hablar con su hija sobre el tema, usted no está solo. Los padres de los adolescentes se preguntan a sí mismos… ¿Cómo se yo que decirles? ¿Qué hago si ni siquiera me hablan? ¿Cómo hago que les importe; que sean responsables?

Aquí hay unas técnicas importantes para recordar cuando hable con sus hijos sobre el alcohol, la marihuana, los medicamentos recetados y otras drogas:

Estas son algunas maneras para que los adolescentes continúen platicando.

Escuche con la mente abierta.
Las ideas y opiniones de los adolescentes merecen ser consideradas. El aceptar el punto de vista de su hijo y tomarlo con seriedad los alienta a ver que sus consejos son basados en el entendimiento.
Responda al momento presente
Enfóquese en lo que su hijo dice ahora, no en lo que dijeron en el pasado, o en lo que usted piensa que deberían decir, o en lo que usted cree.
Hágalo de manera informal
En el momento de las comidas, en el carro haciendo mandados u otras actividades que usted puede hacer con su hijo adolescente son muy buenos momentos para platicar.
Haga preguntas abiertas
Haga que los adolescentes piensen y hablen en vez de darles la oportunidad de simplemente decir que si o que no.

¡Alerta de pare la comunicación!

Acusaciones
“Sé que estas bebiendo.”
Interrupciones
“No quiero escuchar tus excusas.”
Agenda anterior
“Quiero llegar al fondo de tus mentiras.”
(Decidir que se va a discutir antes de que su hijo tenga la oportunidad de hablar)
Apurarse
“Recuerda, no al alcohol y a las drogas. Diviértete en la fiesta.”

“¿Habrá bebidas alcohólicas en la fiesta?”

“Si hay bebidas alcohólicas, ¿Qué harás tú?”

“¿Alguna vez has probado la marihuana?”

“¿Qué opinas de la marihuana y de los niños que la usan?”

“¿Alguno de tus amigos se drogan?”

“Si tus amigos quisieran probar una droga, ¿Cómo manejarías tú la situación?”

“Tienes que pensar por ti mismo.”

“¿Qué es lo más difícil con lo que tienes que lidiar cuando se trata de ser tú mismo cuando estas con tus amigos?”

Reconocer la importancia de las preguntas de seguimiento

Los niños tienen mucho en que pensar. El hacerles preguntas de seguimiento los ayuda a que recuerden el mensaje. Cosas como… “ahora dime una vez más que harías si fueras a una fiesta donde mucha gente se está drogando”. Las preguntas de seguimiento son importantes porque:

  • Ayudan a crear responsabilidad
  • Demuestran que usted tiene una preocupación genuina por el resultado final
  • Crea oportunidades para extender la conversación
  • Ofrece otra manera de ponerse en contacto y mantenerse conectado

Hacer que los puntos de vista y las reglas sean claras

“Nunca te subas a un carro con alguien que este borracho o drogado.”

“Si alguna vez estas en una situación en la cual tienes que elegir entre subirte a un carro con alguien que ha estado tomando o usando drogas o llamarme, quiero que sepas que puedes llamarme y yo te iré a buscar sin hacerte preguntas.”