☰ Menú
Age 9-13

Hable Ahora, Hágalo Así

Cuando los jóvenes entran a la preparatoria, empiezan a tener más contacto y acceso a drogas y al alcohol. Por eso es importante que usted también incremente la frecuencia con la que les habla acerca de este tema. Es normal sentirse abrumado por estos cambios, pero no está solo. Padres de adolescentes generalmente se preguntan cómo pueden empezar una conversación con sus hijos y como ayudarlos a hacerse responsables.

En esta página encontrará técnicas que lo pueden ayudar a sentirse más confiado al hablar con su adolescente sobre estos temas tan importantes.

Concientícese de Sí Mismo

  • Su punto de vista. ¿Qué es lo que usted realmente piensa sobre sus hijos adolescentes tomando drogas y alcohol? ¿Le impiden sus experiencias pasadas y punto de vista hablar honestamente con ellos? ¿Está listo para escuchar lo que ellos tienen que decir?
  • Sus motivos. ¿Qué es lo que quiere lograr con este tipo de conversaciones? ¿Busca proteger a sus hijos de los peligros que hay en el mundo real o quiere enseñarles herramientas que los ayuden a ser más responsables?
  • Sus miedos y preocupaciones. ¿Quiere lidiar con un solo acontecimiento o planea crear soluciones duraderas?
  • Su habilidad de ser un ejemplo a seguir. ¿Cree que su ejemplo como padre ayude a su hijo a ser mejor persona?

Su Influencia Importa

  • Minimice el uso de sustancias en casa. A pesar de que ya son adolescentes, el ejemplo que usted les da puede tener mucha influencia en la vida de sus hijos. Considere que si usted les ofrece una cerveza u otro tipo de droga en casa, sus hijos pueden llegar a pensar que está bien también consumirlos en otras partes. Adolescentes que tienen acceso a este tipo de sustancias en casa son más propensos a continuar e incrementar su consumo.
  • Sus hijos lo escuchan. Aunque parezca que no, sus hijos están muy atentos a lo que usted hace y dice. Sus acciones y palabras todavía influencian el comportamiento de sus hijos de gran manera.

Conozca quién más influencia el comportamiento y la actitud de sus hijos:

  • Sus amigos y compañeros de escuela. Entérese con quién pasan tiempo sus hijos y qué tipo de actividades hacen juntos. Si sospecha que anda en malos pasos, limite el tiempo que él o ella puede estar con esos amigos. Encuentre otras maneras de mantener a sus hijos ocupados en actividades productivas en lugar de nada mas perdiendo el tiempo con sus amigos.
  • Hermanos y hermanas. Recuérdeles a sus hijos mayores que ellos también son modelos a seguir para sus hermanos menores. Si tienen 21 años o más, pídales que no involucren a sus hermanos en alcohol o drogas.
  • Otros familiares. Jóvenes adolescentes consideran a sus tíos y tías como personas en quienes pueden confiar, ya que muchas veces ellos no son muy estrictos con las reglas. Asegúrese de que estos familiares sepan las reglas de la casa y las expectativas que usted tiene para sus hijos, y que las sigan.
  • Líderes en la comunidad. Involucre en sus planes a maestros, entrenadores, o religiosos que pasan mucho tiempo con sus hijos. Ellos lo pueden ayudar a reforzar reglas en cuanto a las drogas y el alcohol.
  • Otros padres de familia. Conozca a los padres de los amigos de sus hijos y pregunte cuáles son sus opiniones acerca del alcohol y las drogas. Déjeles claro qué es lo que usted piensa y quiere para sus hijos.

Sea Como Un Entrenador Personal

Durante esta etapa usted ya no es solo una figura paterna para sus hijos, sino también un entrenador personal. Y ejercer esta tarea correctamente involucra saber escuchar.

¿Les permite a sus hijos hablar de sus ideas y preocupaciones libremente?

¿Hace el esfuerzo de entender cómo se sienten sus hijos?

¿Les da a sus hijos la oportunidad de expresar lo que están pensando?

Demuestre a sus hijos que sí los está escuchando. Aunque no siempre quieran platicar, ayúdeles a entender sus reglas y consejos y tome en cuenta sus pensamientos y sentimientos.

Continúe la Conversación

Una vez que empiece a hablar de drogas y alcohol con sus hijos, es importante que continúe.

Los siguientes consejos le pueden ayudar con esto.

Escuche con una mente abierta

Las ideas y opiniones de un adolescente cuentan. Tomar en serio el punto de vista de sus hijos los motiva a querer seguir platicando y a tomarlos en serio a ustedes como padres también.

Responda a lo que pasa en el presente

Enfóquese en lo que sus hijos están diciendo en el momento, no en lo que han dicho en el pasado o en lo que piensan que debería de decir.

Mantenga un tono informal

Actividades del diario—como la hora de comer, ir por el mandado, o caminar a la escuela, son buenas oportunidades para platicar.

Haga preguntas abierta

Haga preguntas que permitan que sus hijos piensen y platiquen, en lugar de contestar un simple “si” o “no.”

Lo que arruina cualquier conversación…

Acusaciones

“Yo sé que estas tomando.”

Interrupciones

“No quiero oír ninguna de tus excusas.”

Intenciones escondidas

“Quiero llegar al fondo de todas tus mentiras.”

(Decidir lo que se va a discutir antes de que sus hijos tengan oportunidad de decir algo)

Llegar a conclusiones

“Acuérdate, no alcohol ni drogas. Pásatela bien en la fiesta.”

EN VEZ DE…
INTENTE…

“¿Va haber alcohol en la fiesta?”

“¿Si hay alcohol en la fiesta, que vas a hacer?”

“¿Alguna vez has probado la marihuana?”

“¿Cuál es tu opinión acerca de la marihuana y de la gente que la usa?”

“¿Alguno de tus amigos usa marihuana?”

“¿Si tus amigos quisieran probar alguna droga, qué harías tú?”

“¿Van a estar sus papas en casa?”

“Cuéntame más acerca de sus papas.”

“¿Han encontrado a alguno de tus amigos con drogas o alcohol?”

“¿Qué es lo que tus amigos planean hacer durante este año? ¿Cómo crees que meterse en problemas por drogas o alcohol afecte estos planes?”

“Yo tuve tu edad y se por lo que estás pasando.”

“Cuando yo tenía tu edad no había la tecnología de hoy. ¿Cómo afecta esto tu vida social?”

“Necesitas pensar por tu mismo.”

“¿Qué es una de las cosas que más trabajo te cuesta para ser tú mismo frente a tus amigos?”

Reconozca la Importancia de Preguntas Subsecuentes

Los adolescentes tienen mucho en la mente. Hacer preguntas subsecuentes les ayuda a recordar los mensajes principales. Preguntas como “A ver dime, ¿qué vas a hacer si en una fiesta a la que vas hay mucha gente tomando drogas?” Este tipo de preguntas son importantes porque:

  • Así no pueden pretender que no se habló del tema
  • Les muestra a sus hijos que usted realmente tiene interés
  • Crea oportunidades de dar seguimiento a la conversación
  • Abre paso a otras maneras en las que se puede mantener en contacto con sus hijos

Contesta Preguntas Difíciles

Preguntas acerca del uso de drogas y alcohol, ya sea en el presente o pasado, pueden ser difíciles de contestar. Compartir experiencias propias con adolescentes puede ayudar a empezar conversaciones, siempre y cuando tenga un plan preparado.

¿Tú tomabas o hacías drogas cuando tenías mi edad?

Si usted lo hizo, expertos recomiendan que conteste honestamente. Explique por qué cayó en este error y por qué fue una decisión mal pensada. Si su experiencia involucra una consecuencia negativa, use esto como ejemplo de las consecuencias del consumo de drogas y alcohol.

¿Por qué tomas?
  • Explique las razones por las que uno toma—ya sea para acompañar la comida, disfrutar de una tarde con amigos, o celebrar una celebración especial.
  • Especifique que cuando decide tomar, siempre lo hace con moderación.
  • Hable acerca de cómo algunas personas no deberían de tomar en ningún momento, como aquellos menores de 21 años.
A veces cuando tienes dolor de cabeza tomas lo que sobra de un bote de medicina con receta, ¿entonces por qué es tan malo que yo o alguien más lo haga?
  • Dese cuenta de que su adolescente tiene un buen punto y de que usted no debería de estar haciendo esto.
  • Explique que cualquier tipo de medicina con receta debe de tomarse solamente como el medico señala y que las personas nada más deben de tomar las medicinas recetadas para ellos.

Haga su Opinión y las Reglas Claras

Cuando hable del alcohol o de drogas con sus hijos, deje claro su opinión y sus reglas. Tómese el tiempo para discutir el porqué de su opinión y asegúrese de hacer cumplir las reglas establecidas.

EN VEZ DE…
INTENTE…

“Tú sabes que es lo correcto.”

“Si alguna vez tienes preguntas acerca del alcohol o drogas, puedes contar con que yo te escuche y te dé una respuesta sincera.”

“Tú sabes que es lo que espero de ti.”

“Yo espero que hagas tu mejor esfuerzo en la escuela. Usar drogas o alcohol puede afectar el funcionamiento de tu cerebro.”

“Nunca te metas en un carro con alguien que vaya a manejar tomado o drogado.”

“Si alguna vez estas en una situación en la que tienes que irte con alguien que vaya a manejar tomado o endrogado, prefiero que me hables y yo voy por ti sin cuestionarte para nada.”

Continúe Platicando

Este tipo de pláticas con sus hijos no son conversaciones de 5 minutos o que solo se dan una vez. Busque ventanas de oportunidad para tener estas conversaciones frecuentemente, como por ejemplo:

  • Está viendo la televisión con sus hijos cuando de repente uno de los personajes menciona una droga.
  • Se acerca el “prom” de su hijo o hija y los invitan a una fiesta en la noche.
  • Van de regreso a casa después de una fiesta en familia y tienen que ir a dejar a un tío que tomo de más.
  • Escuchan en las noticias algo referente a la marihuana.
  • El atleta profesional favorito de sus hijos forma parte de un escándalo relacionado con drogas.
  • El músico favorito de sus hijos habla de alcohol y de drogas en una de sus canciones.

Estos son ejemplos de situaciones en las que usted puede expandir conversaciones pasadas y continuar la plática acerca de drogas, alcohol, y responsabilidad.

Iniciar Sesión

Ahora es el Momento Para Hablar.

©2017 Departamento de Servicios Humanos de Colorado
Traído a usted por